caza asturias economía

SOBRE LAS FUNCIONES ECONÓMICAS Y SOCIALES QUE CUMPLE LA CAZA SOCIAL EN ASTURIAS.

Las función que ejerce la caza se puede describir en varias versiones. Todas ellas interesantes. Resulta necesario destacar el amplio sentido socieconómico que imprime su actividad a todas las cuestiones con las que está relacionada. No obstante, esta realidad objetiva, sin embargo, hay quienes desde una posición inexcusable para entenderla y aceptarla, están empeñados en negar de continuo la embergadura de este legado.

Es indudable que la caza ha conseguido sobreponerse a muchos inconvenientes y rigores. Después de un duro y largo proceso, ha logrado el objetivo de hacerse cada vez más expansiva, penetrante y permanente en un mundo cinegetico antaño dominado por miembros de clases acomodadas y poderosos que ejercian el derecho a cazar unicamente para sí. En esa línea argumental, ha tenido notable transcendencia el desarrollo de un profundo y tenaz movimiento como forma de oposición a una caza jerarquizada en tiempos pasados, a fín de evitar lo que podría ser una prolongacion indefinida de este injusto nivel de desigualdad.

Lo cierto es que la caza ha experimentado un cambio sustancial en la valoración y aprovechamiento de los recursos de que dispone. Ha conseguido ser más eficaz, sensata y racional. Administra de forma concentrada y equitativa su capital acumulado para dotarse de soluciones duraderas. Ha obtenido el logro de hacerse compatible con la conservación del medio natural después de un exarcerbado hostigamiento a que ha sido sometida, y continua…, por los que se han dejado llevar por un discurso doctrinario, que buscaban contra toda lógica tumbar o dismitificar una verdad que no pueden desconocer, como es la posición de liderazgo que obstenta la caza, cuando desarrolla en la práctica los fundamentos conservacionistas protectores sobre las especies inegeticas y fauna silvestre asociada.

Pero es que, ademas, la denominada caza deportiva, tiene el componente de ser un factor estimable de apoyo a la economía española; los datos estadísticos señalan la existencia de un importante tejido empresarial local, comarcal y nacional, que se mueve bajo la influencia del fuerte movimiento que la caza imprime a su actividad. España es un activo seguro para el turismo cinegético internacional, tiene orden y estatura suficiente entre los de su competencia, ofreciendo gran abundancia de atrayentes ofertas para el aficionado, lo cual tiene el significado de ser un agente creador de riqueza y empleo para el mundo rural al que tan sumamente de encuentra unida con fuertes lazos de convivencia en grado de reciproca afectividad y solidaridad muy reconocidos por los dos sectores.

Realmente ¿cual sería la alternativa al arte de la caza en tiempos de altísisma demografía jabalinera como los actuales, auténtico quid de la cuestión, sí es que existe alguna tan representativa y eficaz como ella para contener y sostener el expansionísmo y colonización de espacios naturales y de vecindad urbana próxima, de una especie salvaje tan prolija en reproducirse en cualquier ambiente, incluso en las peores condiciones? Cazar tradiccionalmente como se hace en Asturias, es de entender, suponga un alivio en plan ahorro para las arcas del Principado, por lo que deja de gastar e invertir en este capítulo, teniendo en cuenta que el coste mayoritario de gestión corre por cuenta de la caza social representada por sus organizaciones (sociedades locales de caza)

El resumen de lo anterior es que un descenso o pérdida global de la actividad cinegética, independientemente del perjuicio tan enorme que produciría en la naturaleza con respecto a su fauna, sería la consecuencia lógica de un efecto arrastre hacia una caída de la demanda en diversos negocios y, con la rebaja o desplome de ingresos, un deterioro inmediato del margen monetario, ya de por sí exiguo, de pequeñas industrias, dificultando o imposibilitando la generacion de rentas complementarias y salarios fijos. Prohibir la caza, no dejaría de ser un absurdo que quieren situar ideologos animalistas por encima de la razón y de la ciencia.

Sin Comentarios

Publicar un comentario